No dejemos que la muerte de Robin Williams sea en vano, usemos su muerte como una lección para recordar que cualquier persona puede sufrir de depresión, sin importar su oficio, su comportamiento o su reputación.

(Fuente: autremondeimagination)

Hoy he dejado de hablar, quiero callar disimular, solo me queda esperar, verte pasar reinventar
El cerebro adolescente es 80% letras de canciones.